Filosofía y reflexión de la vida al estilo de Nietzsche

Crecí con tribulaciones, crecí con una rama caída delante de mis pies. Crecí mirando el horizonte de los mares, con una lágrima bajo mis párpados, con el hielo escurriéndose por mis fibras.

Crecí rechazando toda asistencia, crecí sin escuchar el consejo y la anécdota, haciendo oídos sordos a las declamaciones de los ancianos y desoyendo las oraciones de los sabios.

Crecí mal, crecí en las estepas, rondando el desvarío y la agitación, luchando contra un mundo hostil, entre el vicio y la ceguedad, sin brújula, sin remedio alguno.

Pero al menos crecí…

como yo quería.

Anuncios